Ven, hablemos


No quiero saber de tu deber ni de cuanto has echo felices a tus seres queridos, sino quiero saber de tu coraje cuando los defraudaste por ser fiel a lo te imploraba tu alma. Quisiera leer tus logros pero también saber de tus fracasos, de todo lo que te dolieron tus golpes lo tan complicado que se volvió ponerte otra vez de pie, que me cuentes lo fuerte que te hicieron las decepciones.

Quisiera saber de todas las veces que te lastimaron pero aún así volviste a hacer las cosas con todo el amor del mundo que tanto te caracteriza y reabrir tu corazón sabiendo que podría volver a suceder. Quiero saber de las millones de veces que te sentiste incomprendido, cansado, triste y del movimiento que te trajo esa sensación. Quiero saber si te victimizaste ante las adversidades de la vida o si las utilizaste para volverte más fuerte.

Quiero saber de todo lo que te costo atravesar tus miedos, de que si aún así dudaste en hacer algo pero con la convicción de que ibas por lo tuyo. Quiero saber de todas las veces que te equivocaste al decir algo y que aprendiste cuando supiste que no era así. Quiero saber si tuviste el coraje de decir “perdón me equivoqué” quiero saber si condenaste al otro por tener un error o si solo sentiste que era parte de un proceso.

Quiero saber si te haces cargo de las cosas que te duelen en el día a día, como haces para superarlas, si te das tus espacios para tus duelos o si simplemente sos de los que esconden y tapan. Quiero saber si la vida que llevas te endureció o si te sirvió para ser mas flexible y comprender que todo pasa, todo cambia y nada esta escrito en una piedra.

No quiero saber de todo lo que aguantas en tu rutina, sino que me cuentes de las veces que te animaste a poner limites y supiste que algo no era para vos. No quiero ver solo tu luz, quiero saber si sos capaz de mostrarme también tu sombra si la integras y aceptas como una parte de vos y si podes aprender de ella.

Por último contame de tus sueños, quiero saber si encontraste eso que te hace brillar los ojitos o simplemente si aprendiste a ignorar con el tiempo y alejarte de eso. Quiero saber si aún te regalas momentos para vos, para lo que te hace bien y te mantiene con el motor encendido.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: